EL CAMINO DE SANTIAGO ANDANDO O EN BICI

Mil Gracias por compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on Pinterest

EL CAMINO DE SANTIAGO ANDANDO O EN BICI – Aunque la aventura consista en hacer el Camino, no es conveniente dejar al azar algunas cosas. En Galicia se usa mucho el “malo será que” pero no, porque en la mía dicen que si algo es susceptible de empeorar lo hará. ¿De qué forma evitarlo? Dedicando un poco de tiempo a tener previstas ciertas cosas para que no te pillen de sorpresa y estemos preparados. Hombre o mujer previsor  vale por dos, creo que decía otro dicho popular. O este otro de que quien a buen árbol se arrima, aguas mil…

No es exactamente lo mismo irnos de fin de semana a un balneario cerquita de casa que irnos a hacer el Camino de Santiago. No es un viaje por la India, peeeeeeero.

Cuidémonos de llevar todo lo de la seguridad social, la cartilla del médico, y el seguro sanitario complementario, que como todos sabemos, en este país nuestro que es España, y al que algunos tanto parece molestar, no es que haga mucha falta porque tenemos sanidad u-ni-versal. Ahí queda dicho eso Puig…

Preparémonos también si es el caso para equipajes perdidos, retrasos en vuelos, accidentes en viaje, protección jurídica… Aunque vayamos a andar mucho, probablemente parte del viaje lo hagamos en algún transporte público o privado.

Si hacemos el Camino seguro que la mayor parte lo haremos a pie o bien en bici, pero nunca está de mas ir preparado por si necesitamos cualquier de los servicios de asistencia. Desde simples rozaduras a heridas o luxaciones, caídas y lesiones. Nos puede pasar “de to”. El peregrino -sobre todo el novato- anda como cacharrero con las botas de otro metido en camisas de once varas.

Para hacer el camino hay diferentes opciones. Podemos hacerlo desde Valseco, un pueblecito de apenas cien habitantes en El Bierzo. La idea me la da un atleta de veintiséis años que lo ha hecho hace poco, creo que en bici. Él había reducido para el viaje a la mínima expresión el equipaje que iba a cargar en la bici. Ni tan siquiera se llevó saco de dormir. Cogió varios tápers viejos para la comida y santas pascuas. Eso y la bici. Con todo a punto partió a las 9 de la mañana hasta su primera meta: Pamplona. Y el buen tiempo le acompañó. De ahí enlazó con Logroño y después a Beato Domingo de la Calzada. Guiado en todo momento por su GPS. ¡Un momento! ¿No habá dicho que solo llevaba unos tapers y la bicicleta?

Dice que en algún momento del camino le asaltaron las dudas, pero no pudieron llevarse nada porque apenas nada tenía. Es un peregrino humilde como el que +

El recorrido sobrante le hizo más duro. Repechos y ascensos a puertos de montaña, y la negrura de la noche, y un intenso frío. No paró, solo doce veces, para abrigarse un poco. Y a las 4 de la mañana de un miércoles, aparecieron las luces de Santiago, como si de un faro se tratase.

Todos y cada uno de los Caminos se pueden efectuar en bici. Desde puntos de partida distintos pero no aconsejaría el Camino Francés en bici en los meses de verano. Sin embargo el Camino del Norte si. Fuere como fuere, si lo quieres…

Uno de los puntos importante del Camino es la localidad de Jaca. Tiene uno de los complejos arquitectónicos más conocidos. Visita obligada para todo aquel que se adentre en la Jacetania. El Castillo de San Pedro es el ejemplo mejor preservado de Europa de fortificación pentagonal. Del siglo XVI. Antigua fortaleza militar en sus incios, fue erigida con el propósito de proteger y supervisar la primordial vía de penetración desde Francia por el Pirineo Central.

Mil Gracias por compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on Pinterest

Deja un comentario