Por qué el método del ritmo falla

Mil Gracias por compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on Pinterest

Vas de fiesta en fiesta y has oído que un buen anticonceptivo es el Método del Ritmo o método ogino. Te contamos por qué este no es un buen sistema.

Es un método natural anticonceptivo, probablemente el mejor que existe, pero nunca lo tomes como si fuera infalible porque dista mucho de serlo. Con el lo que se intenta es averiguar cuales son tus días fértiles (doy por hecho que si lees esto eres mujer, pero si no, también sirve para un consejo a tu pareja).

UN MÉTODO TAN SIMPLE COMO INEFICAZ

El método es muy simple, una vez sabes cuales son tus días fértiles, debes evitar por todos los medios mantener relaciones sexuales para no quedar embarazada, pues en esos días la posibilidad es alta. Pero hay razones por las cuales no has de considerar a este método como algo realmente fiable:

  • No eres un profesional y es muy probable que no sepas aplicar el método correctamente.
  • Aún así, y aunque sí sepas aplicarlo, es totalmente aconsejable que uses, además, algún otro tipo de protección.
  • No hay días completamente seguros, te puedes quedar embarazada igualmente.
  • No te previene contra enfermedades de transmisión sexual.
  • La píldora y los preservativos son muchísimo más fiables.
  • Es casi imposible saber con exactitud cuales son los días de  hormonación.
  • Hace falta mucha paciencia y mucho compromiso para practicarlo correctamente.
  • Las jóvenes no pueden fiarse de sus ciclos menstruales.
  • Se estima que hay un 77% de riesgo de quedarte embarazada.

NO LE HAGAS CASO AL CURA DE TU BARRIO

En su favor hay que decir que es un método totalmente natural y que no te proporciona hormonas, como sí lo hace la píldora, por ejemplo. Pero no es nada seguro, así es que vete de fiesta, las veces que quieras y por donde quieras, pero no usar el método del ritmo, es mucho mejor y más seguro usar preservativos u otros métodos anticonceptivos, aunque el párroco de tu barrio te diga que no lo hagas. ¡Tantas cosas hacen ellos que no debieran hacer según su argumentario!

Mil Gracias por compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on TumblrPin on Pinterest

Deja un comentario