REMOLQUES 1542301887
rporras / Pixabay

Remolques: Tipos y recomendaciones

in NOTICIAS

Remolques: Tipos y recomendaciones – Cuando tenemos que transportar en nuestro turismo algún objeto pesado o bien de enormes dimensiones, lo idóneo es recurrir a un remolque. Se trata de un vehículo de carga que no dispone de motor, y que cuenta con ruedas, un chasis acorde al peso y al tamaño de la carga y luces de frenos y matrícula. Como los remolques alteran la capacidad de maniobra de nuestro vehículo las medidas de seguridad garantizan la calidad de la estructura, y que los elementos que sostienen unidos el remolque al turismo, estén en condiciones óptimas.

Asimismo hay remolques para llevar otras cargas como herramientas, o equipajes. Pueden ser o no plegables y hay una enorme pluralidad para todas y cada una de las necesidades. Los Remolques pueden ser el transporte ideal de objetos grandes y sirven para llevarte todo lo preciso para pasar unos días fuera de casa. Transportan equipajes, útiles, herramientas, incluso tu motocicleta sin que tengas que preocuparte por tener que arrendar el vehículo conveniente.

IMG 20180611 171312El Remolque Plegable de Carga nos permite transportar todo género de mercancías. Suelen tener unos 185×120 centímetros de caja. Su gran ventaja es que, cuando no lo usas lo puedes guardar con comodidad en tu plaza de garaje. Solo ocupa ciento noventa y cinco centímetros de altura por treinta y ocho centímetros de profundidad una vez plegado. 

Remolques: Tipos y recomendaciones

LIGEROS Y NO LIGEROS

El Remolque Plegable de Motocicletas se ancla a la plancha del vehículo y dispone de una rampa para subirla al remolque. Es absolutamente plegable y tanto ruedas como rampa se recogen de tal modo que el remolque pasa a ocupar solo ciento noventa y cinco centímetros de altura por treinta y ocho de profundidad.

Los remolques se dividen en ligeros y no ligeros. Los primeros son aquellos cuya masa máxima autorizada (MMA) es inferior a setecientos cincuenta kilos y no precisan de permiso de circulación ni matrícula propia, pero sí la del vehículo tractor. Tampoco precisan de un seguro independiente. Los remolques no ligeros son aquellos cuya MMA es superior a setecientos cincuenta kg. Sí precisarán de un permiso de circulación propio para el remolque, así como de matrícula concreta y seguro obligatorio.

La instalación y utilización de un remolque precisa de un sistema de acoplamiento que sirva para fijarlo y para establecer las conexiones con el vehículo. Para instalarlo tenemos que ir a nuestro concesionario o bien a un taller de confianza. En el momento de adquirir un remolque debemos asegurarnos de que está homologado y de que tenga la tarjeta Inspección Técnica de Vehículos del remolque.

Los remolques ligeros deben llevar la placa de matrícula del vehículo tractor y los remolques no ligeros su placa de matrícula, con fondo colorado y la letra R, así como la placa de matrícula del vehículo tractor. Antes de comenzar a circular hay que revisar el sistema de acoplamiento para saber si está bien asegurado, comprobar el sistema de iluminado, asegurarse de que el conector funcione bien y esté bien conectado, que se enciendan todas las luces, y que la presión de las ruedas sea la recomendada por el fabricante.

REMOLQUES 1542301887
rporras / Pixabay

Remolques: Tipos y recomendaciones

Circular con un remolque no es igual que hacerlo sin él.

Hay situaciones primordiales que hay que conocer. Salir a la carretera con Remolques requiere tener singular cuidado al circular, sobre todo cuando soplen rachas de viento lateral. Por norma general son peligrosas, y su efecto se acrecienta al llevar un remolque. Al adelantar a un camión con viento lateral puede haber un desvío en la trayectoria.

Para un adecuado funcionamiento del remolque hay que poner la carga de diez a veinte centímetros adelantada en comparación con eje de la ruedas. Si el remolque limitase el campo de visión de los retrovisores habría que instalar unos auxiliares. 

Hay que engrasar el enganche cada 10.000km o doce meses con grasa multiusos. También los rodamientos del buje del eje por lo menos una vez por año. En caso de que tenga freno de inercia, debemos revisar el estado de las zapatas de freno y que el cable de este se halle adecuadamente tensado. Y hemos de revisar periódicamente los neumáticos, verificando la presión de inflado y la profundidad del dibujo.

Debemos repartir la carga de forma equilibrada y no llenar mucho el maletero. Debemos acrecentar la distancia de seguridad y respetar las reglas de seguridad puesto que hay una ley concreta para circular con remolques. También debemos prestar mayor atención a la conducción con viento. En rachas mayores el vehículo se vuelve más inestable y también el remolque. Esto podría provocar un accidente.

Puede ser bueno, antes de la primera vez, hacer ciertas prácticas por alguna zona no concurrida. Hacer curvas y coger pendientes de diferentes desnivel para ponernos a prueba manejando el vehículo con nuestro remolque. Es esencial para viajar con más confiada. 

Banner

Deja una respuesta