Sonidos retro, alma moderna: The Lemon Twigs en Everything Harmony

Sonidos retro, alma moderna: El genio de The Lemon Twigs en ‘Everything Harmony

¡Buenos días, señoras y señores! Soy Johnny Zuri y HOY quiero dar mi opinión sobre un tema que me apasiona: la evolución musical de The Lemon Twigs y su último lanzamiento ‘Everything Harmony‘. Este álbum es un salto cuántico en la carrera de estos hermanos, Brian y Michael D’Addario. Han logrado, en mi opinión, un sonido que, aunque con un aire retro que es marca de la casa, suena más grande y mejor. ¿Cómo lo han conseguido? Bueno, veamos.

Comenzaré por decir que, al oír este disco, uno percibe de inmediato que estos chicos querían crear algo verdaderamente hermoso. ¿Y quién soy yo para decir que no lo han logrado? El sonido es fresco, entra a la primera, sin que parezca que están apoyándose demasiado en influencias trilladas. Pienso que es un logro notable, y merece reconocimiento.

Screenshot 32 Screenshot 31

En este cuarto álbum, los D’Addario llevan su reverencia por el sonido de los 60 y 70 a un nivel que, honestamente, pocos podrían alcanzar. Han demostrado un dominio magistral de ese sonido, y se nota que se han entregado en cuerpo y alma en este disco. Han sacado todo el arsenal: violas, un clavecín, dos pianos, trompas, varios tipos de órganos, y un arsenal de cuerdas. Y por si fuera poco, han decidido multiplicar las guitarras en muchos de sus temas.

Pero, ¿sabéis qué es lo que más me gusta de este álbum? Su talento para crear armonías. Es algo que ellos mismos reconocen como prioritario en la grabación de estas canciones. Y si le sumamos estribillos redondos, tenemos la receta perfecta.

‘Everything Harmony’ es rico en influencias. Mencionan a Arthur Russell y Moondog, pero yo también detecto la influencia notable de Simon and Garfunkel. Por ejemplo, “When Winter Comes Around” me recuerda a una balada tranquila y folklórica que, de repente, estalla en un frenesí de órganos épicos. Es como cuando decía Mark Twain: “La diferencia entre la palabra adecuada y la casi adecuada es la misma que entre el rayo y la luciérnaga”. Y creo que ellos han encontrado la palabra adecuada en su música.

Si avanzamos a “Corner Of My Eye”, nos encontramos con una canción delicada que los acerca al lado pop de Simon and Garfunkel. Ese estribillo es un gancho, se te queda en la cabeza y no hay forma de sacarlo. Y, por supuesto, no podemos pasar por alto la sutileza acústica con la que abordan la preciosa “Every Day Is The Worst Of My Life”.

Pero no todo es folk en este álbum. También encuentro el pop y rock más sofisticado de los setenta. “Any Time Of Day” es una joya, con su piano y cuerdas elegantes, y un falsete que pondría a prueba la resistencia de cualquier cristal. Me recordó a cuando trabajaron con Todd Rundgren, parece que han cogido buena parte de su sonido.

Este álbum, ‘Everything Harmony’, no solo tiene una marcada influencia del sonido de los musicales, sino que también se sumerge en ese universo por completo. Eso se puede ver en la canción “Born To Be Lonely”, que no desentonaría en el escenario de cualquier teatro de Broadway. De hecho, me recordó a aquella frase de Nietzsche: “Sin música, la vida sería un error”. Estos chicos parece que la han tomado al pie de la letra, y vaya si han acertado.

Otra joya que quiero destacar es “What Happens To A Heart”. Las cuerdas en este tema están cargadas de épica y emoción, algo que también es palpable en el tema titular del álbum, donde aparece esa influencia de Arthur Russell que comentábamos antes.

Aunque las baladas son las verdaderas protagonistas de este disco, The Lemon Twigs también han sabido encontrar un espacio para acelerar el ritmo y soltarse el cabello un poco. ¿Prueba de ello? “In My Head”, una joya pop que hubiera sido la envidia de cualquier grupo que se inspirara en los Byrds durante los últimos sesenta años. Y no es el único gran tema que surge de esa influencia. “Ghost Run Free”, con su estribillo vibrante y su juego de guitarras, es incluso mejor.

Y si hablamos de “What You Were Doing”, vemos que no han perdido su amor por el glam-rock de los setenta. Como dijo una vez David Bowie, “Yo no sé dónde voy, pero prometo que no será aburrido”. Y eso es precisamente lo que parece que han adoptado The Lemon Twigs: una promesa de no aburrir, de sorprendernos con cada cambio de ritmo, con cada nueva canción.

Así que, en conclusión, no solo estamos ante un gran disco, sino también ante uno de los más variados. The Lemon Twigs, este dúo estadounidense formado por los hermanos Brian y Michael D’Addario, oriundos de Long Island, han demostrado su capacidad para aprender, experimentar y crecer. Su padre les enseñó a tocar instrumentos desde los 5 años, y creo que podemos estar de acuerdo en que ese entrenamiento temprano ha dado sus frutos.

En cuanto al nuevo sencillo “In My Head”, he de decir que es un tributo a su amor por el océano y la neurociencia. Si aún no has tenido la oportunidad de ver el video, te lo recomiendo. Dirigido por los propios Twigs y Paul D. Millar, es una verdadera celebración de lo que aman.

Para finalizar, permíteme contarte que ‘Everything Harmony’ estuvo disponible en tiendas y en línea desde el 5 de mayo. Con el anuncio del álbum, lanzaron la nueva canción “Any Time Of Day”, junto con un video dirigido por Ambar Navarro.

No me voy sin antes mencionar a los invitados especiales de su gira: Slugbug y el Chris Stamey Group. Ambos son artistas increíbles y estoy seguro de que complementarán a la perfección la propuesta musical de The Lemon Twigs.

Y tú, ¿qué opinas de ‘Everything Harmony’? ¿Cuál es tu canción favorita?

Previous Story

MisterWives: Definiendo el Futuro del Rock Alternativo.

Next Story

El Futuro del Vapeo: ¿Se puede vapear en los bares?”

Latest from ASI FUE