COSAS DEL TOREO

in BLOG/COSAS

COSAS DEL TOREO – Puede que te hayas preguntado donde compran los profesionales y aficionados del toreo las cosas como las cabezas de toro, los capotes, carretones, etc. Obviamente no son cosas que se encuentren en los supermercados. Mi respuesta a esto es “no lo se, supongo que es lógico que sea en tiendas especializadas”. Lo que si se es que ahora ya hay, por lo menos una tienda online especializada en el toreo. Pero de eso hablaré más adelante por si quieres adquirir carretones taurinos y otras cosas relacionadas con el toreo.

Más adelante es ya, y os comento que se trata de Mastoro, un emprendimiento de gente apasionada por el mundo de lo taurino que tienen su base de operaciones en Valencia. También la tienda física. Tienen capotes de toreo, capotes para lidia, capeas… Suministran a academias taurinas. Sus capotes para novatos están fabricados en tela de algodón peinado con ligamento tafetán. Repelen la suciedad. Son capotes de toreo apropiados para tiente, capea y entrenos.

El toreo según Pepe Moral

Apoyados en el vídeo, los toreros pueden ver las esquinas ocultas de su toreo. La reacción de los toros; la estrategia y los resortes técnicos. El torero habla de acople, seguridad, y de creer en la embestida, y sitúa al público en la mitad de la experiencia taurina. Al ganadero lo que le gusta es que los toreros logren vencer con sus toros. Pepe Moral se dibuja a sí mismo de niño, y en los bordes de la marisma. Allí dice que contemplaba la finca Escobero de Diego Puerta.

En 1761 se muestran los primeros avisos de toros. En 1763 se inauguraba la temporada en Sevilla, y se cree que fue la primera. En 1771 fallece el gaditano José Cándido, el primer torero famosos muerto en la plaza. Fue en El Puerto de Santa María y está en las coplas, desde entonces. En aquel tiempo la fiesta era tumultuaria. Incluso sin orden ni reglas. Y la autoridad tuvo que recuperar el ámbito festivo con la ayuda de la tropa. Los toreros practicaban la suerte que mejor conocían en un alarde de ostentación de fuerza, valor y osadía.

COSAS DEL TOREO

Pedro Romero

De Ronda (1754-1839). Heredero de una ilustre estirpe. Su abuelo Francisco Romero fue el primero que empleó la muleta y el estoque. Es el estilo que se conocerá como escuela rondeña. Dicen que de cintura para abajo el torero no tiene movimientos. No debe tener sus pies, sino sus manos… Y comienza el siglo XIX. Los toros son de las diversiones preferidas del pueblo. La aristocracia recibe a los toreros, que el pueblo ha llevado a la popularidad.

Un buen día nació el currismo. Enganchó a los apasionados bastante antes. Las tertulias de entonces alimentaban la llama. El boca a boca era más auténtico. Se hablaba bastante de toros. Hoy el toro tiene menos movilidad. Los toreros tardan más. El toro embiste menos por su casta. ¿Por qué hoy es tan difícil ver a alguien torear bien con el capote? Parece que el interés con la muleta es más que con el capote. Ahora las orejas se cortan con la muleta, me cuenta un vendedor de capotes de toreo.

¿Qué sucede con los que empiezan?

Ya no existe aquél famoso padrino que se gastaba el dinero para recuperarlo más adelante. Ya no se dan novilladas, apenas. Cuesta bastante trabajo. Y cuando no se tiene la técnica, el triunfo está más lejos. Para Curro Romero, las distancias son muy importantes. Hay tres conceptos esenciales en el toreo: la distancia, la medida y el temple. Ahora, en 2018, el mundial del toreo se juega en Las Ventas. Hablamos de la campaña publicitaria del San Isidro.

La Feria de San Isidro paraliza al planeta del toro. 20 mil personas van a los toros a lo largo de 34 días seguidos. Participan Juan José Padilla (España), Roca Rey (Perú), Luis Bolívar (Colombia), Luis David (México) Lea Vicens (Francia), y Jesús Enrique Colombo (Venezuela). Las imágenes publicitarias pueden verse en autobuses, marquesinas, kioskos, intercambiadores de transporte y por todo Madrid.

José Tomás tuvo una tarde, un día, en que un toro bruto le presenciaba imperturbable, y con una determinación y valor acongojante. Y sereno. Es el sello peculiar del torero de Galapagar. Las manoletinas fueron de despiadada sinceridad. Pero la espada no viajó certera. Salía la multitud de la plaza, acelerado el corazón y la localidad en fiestas.
Tags:

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario