Screenshot 662

el arte de dar masajes

in ACTIVIDADES PROFESIONALES Y ARTISTICAS

Los tipos de masajes y los beneficios de cada uno. ¿Hablamos del arte de dar masajes? Masajes tántricos, Shiatsu, etc.

No sé muy bien qué es el Shiatsu y por eso no diré nada en clave técnica, pero sí quiero recordar que mi experiencia el pasado domingo en masajes tántricos en Madrid fue como para recomendarla si quieres volver el lunes al trabajo cargado de energía y fuerza positiva. Además de relajado y desestresado. O desestresada…

Llegué completamente dolorido. El olor a aromas relajantes ya se notaba desde antes. Había tenido una dolorosa contracción en el cuello, y llevaba toda la semana que me era imposible tocar las barras de hierro y levantarlas, como si mi cuerpo fuera un bloque sólido de hormigón.

Soy propenso a sufrir contracciones dolorosas y otras veces he participado en alguna sesión de shiatsu gratuita. Pero esta vez decidí probar otro tipo de masajes. Y la contractura dejó de ser la razón principal para hacerlo. Finalmente, al día siguiente la nueva semana comenzaba para  mí como si de un abrazo cálido y fuerte se tratara.

Las Técnicas de relax y los masajes nos hacen más humanos

En nuestra sociedad, a veces, tocar al otro o la otra da miedo. Todo parece adquirir una connotación sexual. Muchos diréis que os gusta tocar a la gente y no os confunden por la noche, pero la verdad es otra, la gente se mueve como temerosa de chocar o rozarse contra otras.

Pero el humano no vive sólo de pan. Con el shiatsu, en primer lugar, uno no se siente del todo cómodo poniendo el propio cuerpo en manos de otros, sean hombres o mujeres. Tus piernas rígidas empiezan a formar parte de un espíritu inquieto. Procedes a tomar un descanso trascendente, un kit-kat espiritual sin precedentes, de mantenerte tenso, primero boca arriba y luego boca abajo, con los ojos cerrados, tratando de comprender las sensaciones que atraviesan tu cuerpo.

El «buen» dolor

¿Un dolor «intenso»? ¿Qué significa este contraste? ¿Qué es ese calor maternal que de repente sientes?

Una calidez en serio cuando la masajista pone ambas manos en tu cuello permanentemente, y sientes como si tus propias manos estuvieran puestas allí para dejar de preocuparte por esa dolorosa contractura. Sientes la energía cálida y positiva subiendo por tu cuello. Tienes un sentimiento de protección, ansiedad y curación. 

Screenshot 661

Masaje – Osho

El masaje es algo sobre lo que puedes empezar a aprender pero nunca vas a terminar. Sigue y sigue y la experiencia se vuelve cada vez más placentera. Es una de las mejores artes y no solo es una simple cuestión física. Cuando el arte se aprende profundamente, el noventa por ciento del trabajo se hace con amor y un diez por ciento con técnica.

Por eso los y las profesionales de los masajes hacen que todo el cuerpo se convierta en las notas del órgano y se siente una especie de armonía que se crea en el cuerpo. El masaje es necesario en el mundo porque el amor a menudo parece que ha desaparecido. Deseamos en parte la relajación profunda, y una parte de amor.

Un color sexual.

Dices la palabra que sea y se volvió sexual. Y la gente tiene miedo. Todos y todas están en guardia para no ser tocados por la palabra que los gigantes de la red se han encargado de censurar. Vilmente, progresistamente, empoderadamente, ecológicamente y hasta sosteniblemente…

El mundo necesita masajes porque el amor se está diluyendo.  El tacto y el masaje se volvieron sexuales. En estos días, el masaje es solo una excusa, un manto para la sexualidad y otras palabras «clave» prohibidas. Pero el hecho es que ni tocar ni masajear es sexual en esencia. Estas son funciones del amor y de la búsqueda del placer. ¡Todo arte en la adaptación corporal y en el flujo de energía total de un nuevo modelo de vida!

Fluye con energía y sentirás un placer que nunca antes habían sentido …

Cuando te masajean, solo te masajean. Puede que solo sea un toque corporal. Pero un alma entra en el cuerpo de otra, afloja los complejos más profundos. Si las energías del cuerpo se armonizan y se convierten en una orquesta armónica, el o la masajista lo ha logrado.  Es una artista.

Así que son muy respetuosas con el cuerpo humano. Aprenden de su arte con reverencia.

Screenshot 662

Masajes para relajar la espalda, con mucho arte

Cuando comienzas a trabajar de forma remota, solo ves los beneficios de evitar los viajes y tener un escritorio junto a la ventana que da más luz a toda la casa. No piensas mucho en el papel del humilde técnico de riesgos laborales y estás trabajando en una computadora portátil en la mesa de la cena o sentado en la encimera de la cocina.

Sólo entonces te darás cuenta de lo cómodas que son las oficinas. Las sillas para el hogar no están diseñadas para pasar tantas horas en la misma posición. El escritorio no es lo suficientemente alto para escribir y la parte superior y la parte inferior de la espalda se pueden cargar.

Si notamos que hay una carga excesiva en la zona de los hombros, solo necesitamos cruzar el brazo opuesto por encima del pecho hasta que toque el omóplato. Luego debemos dar pequeños mechones de intensidad media al frente y a los lados como si estuvieras amasando. Cuando notes que pequeñas bolas o nudos se contraen debes permanecer de pie más tiempo.

Si nos cansamos, podemos cambiar de brazo y masajear el otro hombro. Podemos presionar sin miedo las zonas blandas donde hay fibras musculares raspadas que necesitan ser liberadas. Cuando te acerques a huesos como la clavícula, debes ablandarla para evitar que se produzca un hematoma.

Es lo mismo en el cuello. No es apropiado comprimirlo demasiado porque hay muchas venas y terminaciones nerviosas aquí.

Screenshot 663

La región lumbar suele sufrir cuando nuestra postura es mala y cuando nos sentamos y pasamos horas mirándonos las rodillas en el sofá. Hay ejercicios para evitar que nos haga daño, pero cuando aparece el dolor es hora de un masaje. El método es similar a los cervicales. Haremos movimientos con ambas manos de abajo hacia arriba y presionaremos con los extremos de los lados.

Si solo duele un lado, debemos girar el torso en sentido contrario para exponer la zona de malestar y masajear con mayor facilidad. La zona media de la espalda es más complicada, por lo que se recomienda ayudarnos con una pelota de tenis o una botella de agua de plástico.  Nos acostaremos en el suelo y poco a poco pondremos nuestro peso en el área que le está molestando.

Es importante aplicar la presión adecuada, que debe ser moderada pero fuerte. Es un masaje terapéutico, no un masaje relajante. La gente cree que puedes causar una lesión con tu propio masaje, pero no. No importa lo mal que lo des, obtienes algún beneficio. El hecho de la fricción produce calor que promueve la vasodilatación, lo que ayuda a eliminar los productos de desecho y aumenta la oxigenación de fibras musculares.

El masaje se puede hacer en seco, pero el uso de un aceite evita que la fricción cause abrasiones. Sea lo que sea, no podemos ser exquisitos. Vale la pena una manteca corporal o incluso el aceite de oliva que tenemos en casa.

79 / 100
Banner

PUBLICIDAD Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publicitaria, puedes escribirme con tu propuesta a direccion@zurired.es

Deja una respuesta