The Turn Of A Friendly Card

in ASI FUE/PORTADA

The Turn Of A Friendly Card

La gente tiende a tener la idea de que las grandes bandas de Rock eran formadas por amigos de la juventud, juntándose y aprendiendo a tocar mientras que viven por el sexo, las drogas y el rock’n’roll. Tenemos múltiples ejemplos, desde los Beatles hasta los contemporáneos Arctic Monkeys, pero esas bandas tuvieron interferencias externas.

The Alan Parsons Project, formado por Alan Parsons y Eric Wolfson, tiene unos principios absolutamente distintos de este estereotipo. Se conocieron en los estudios Abbey Road, en donde el primero trabajaba con ingeniería de sonido con bandas como los Beatles y Pink Floyd, y el segundo trabajaba representando judicialmente a EMI, tras una carrera fecunda como pianista de estudio.

El grupo se dió por una unión de coincidencias, pues Alan ya comenzaba a aventurarse en la producción musical habiendo grabado con Steve Harley & Cockney Rebel, y Wolfson tenía un álbum ideal sobre la obra de Edgar Allen Poe solo aguardando la ocasión de grabarse. Del encuentro de ideas brotó el primer álbum de la banda, lanzado en mil novecientos setenta y seis.

El nombre de Parsons fue por resolución de las dos mentes creativas, que pensaban que el nombre del ingeniero de sonido de Abbey Road sería considerablemente más conocido en el medio musical. Otra curiosidad es que Alan rechazó una oferta de Pink Floyd para ser su ingeniero de sonido oficial, trabajando tanto en la producción de los discos como en las presentaciones en vivo. El rechazo aparentaba que el músico sabía lo que sus futuros proyectos, más personales, podrían traerle.

El álbum «The Turn of a Friendly Card» es tratado por la crítica especializada como la obra que trae el sonido finalista del grupo. Está absolutamente instalado en el rock progresivo, y nos trae diferentes elementos externos como el soft rock, el pop y hasta el Minneapolis sound. Además de esto el sonido es ideal como en sus lanzamientos precedentes, tratando sobre la repercusión del juego y el reflejo de ello en nuestra sociedad. 

El punto alto del sonido de Alan Parsons es la diversidad existente, con cuatro voces primordiales a lo largo de todo el álbum, y con Alan participando en muchas ocasiones en backing vocals, el canto quizá sea el primordial punto destacado de ese disco. Es increíble como la banda y su estética ganan mucho con el sonido merced a esa alternancia en su cargo de vocalista, basta oír «The Turn of a Friendly Card (Pt. 1)» cantada por Chris Rainbow y y «Time» el mayor éxito del álbum alcanzando el Top quince de la Billboard y cantado por Wolfson.

El álbum presenta una estructura bien interesante, con una ligera diferencia entre su lado uno y su lado dos. Esto obviamente solo se puede apreciar en discos de vinilo, que lo eran todos en la época. Ahora puedes dividir los temas en dos. El primero aparece con arreglos más leves y más claros, tal y como si representara una visión optimista sobre el tema del álbum. La segunda parte trae una atmósfera más relacionada a la oscuridad, con temas más de sintetizadores.

Este álbum es de los mejores discos del rock progresivo de los años 70/80, suena ligero pese a todo el peso que ponen en sus arreglos. 

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario