Netflix: ‘La Perfección’ un ejercicio de horror e imprudencia

in PA NO MOVERSE DEL SOFA: CINE ARTE/PORTADA

Loca academia de violonchelistas

De los mejores consejos que puedo dar a los apasionados del género es que procuren llegar a la película sin tener ni la más remota idea de lo que hay. Llegar a ‘La Perfección’ a ciegas servirá por lo menos a fin de que su trama, sus giros y los ases que se guarda en la manga funcionen en el espectador.

Partiendo de un arranque poderoso, donde el realizador de la excepcional ‘Matador’ advierte que esto va a recordarnos al De Palma más presumido, conocemos a Charlotte (Allison Williams, una de las estrellas de ‘Girls’ y una de las revoluciones de ‘Déjame salir’), violonchelista espectacular y atormentada tras una mala ráfaga vital. La joven va a viajar en pos de Elizabeth (Logan Browning), la nueva pupila estrella de su vieja escuela, la más reputada academia musical de la historia del cine de horror. Y mira que tenemos reciente el remake de ‘Suspiria’.

El encuentro entre las dos artistas va a tener consecuencias inconcebibles tras una serie de inverosímiles vaivenes que acaban por situar la película en un entorno infernal, absurdo y donde uno jamás va a ir por delante de la trama por más que piense lo opuesto. Su incesante busca de puntos de giro locos y la escenificación de Richard Shepard hacen de ella una bizarra celebración del género a la que es posible que no todos estén convidados.

El poder de la música

Pese a la fuerza de sus imágenes, de su arrojo y una desvergüenza voluntaria, es preciso apreciar el jugar con el nuevo ejercicio de terror de Netflix. Cambios de tono, un ritmo que avanza a trompicones y la presencia de Allison Williams, que no ayuda al debut de Jordan Peele, impiden que nos tomemos en serio la propuesta.

Por suerte, el final retribuirá ese incesante sacrificio de la incredulidad por la parte del espectador más incrédulo. Su meta es la de ofrecer un espectáculo de horror audaz que no desentone al lado de propuestas (muy) superiores como ‘Tusk’ o bien la saga del ciempiés humano, títulos sin complejos que iban derechos al grano. Y para llegar a ese grano, ‘The Perfection’, por instantes, semeja dudar y buscar un hatajo algo más simple y menos provocador.

Mas sosegados, por el hecho de que lo hace tras salvar un match ball de vergüenza extraña de primero de terror. Lo logra en parte merced al delicioso gusto musical de Paul Haslinger y la interesante fotografía de Vanja Cernjul.

Si bien la conclusión a la que lleguemos pueda ser que el viaje vale la pena. Shepard y sus co-argumentistas Eric C. Charmelo y Nicole Snyder, se la juegan con un vehículo kamikaze directo al corazón de los entusiastas con menos prejuicios del género. Si no estás seguro de pertenecer a tan escogido conjunto, espera a ver la película.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario