LUBRICANTES PARA VEHÍCULOS DE COMPETICIÓN: CUÁL ES EL MÁS RECOMENDADO – El lubricante es la sangre del motor. La principal función es, justamente, lubricar el motor para evitar su desgaste. Fueron evolucionando para cumplir con las necesidades de los motores más tecnológicos. En los vehículos de competición la exigencia del motor es mayor. Pero no existe una gran diferencia entre el producto que utiliza un auto de rally y un vehículo de calle. Por ejemplo, los Peugeot 3008DRK Maxi que recorren casi nueve mil kilómetros en el Dakar, consumen un lubricante de alta viscosidad como Total Quartz Racing 10W50, y este es similar al usado por los convencionales. Lubricantes para vehículos de competición los hay también muy diversos.

Se recomienda 5W40 300V Power para la mayoría de los vehículos de carreras de alto rendimiento. También 20w60 300V Le Mans para las carreras de resistencia de 24 horas con Audi R8 V10. No se recomienda el uso de aceites de baja viscosidad 300V por períodos prolongados de tiempo. La mecánica de competición es donde se ponen a prueba las mejoras tecnológicas que después se aplicarán a los automóviles. Las competiciones automovilísticas trascienden a lo deportivo.

En el cambio de aceite surge la cuestión de saber cuál es el mejor. Depende de varios factores. De las especificaciones de calidad recomendadas o exigidas por el fabricante, de la viscosidad y de en qué vehículo vamos a emplear el aceite. No hay un mejor lubricante o mejor aceite, sino el lubricante o el aceite más recomendado para un determinado vehículo. La elección también depende de las especificaciones que fija el fabricante, las condiciones climáticas, la antigüedad del vehículo y el tipo de conducción.

LUBRICANTES PARA VEHÍCULOS DE COMPETICIÓN: CUÁL ES EL MÁS RECOMENDADO

Sobre las especificaciones y/o homologaciones

Es muy importante que éstas sean iguales o superiores a las que recomienda el fabricante. Nadie conoce el motor de un vehículo como él. Si se recomienda un lubricante concreto es porque es el mejor para ese motor. Refiriéndonos a la viscosidad, hay que tener en cuenta que debe ser fluida en frío. En las latas hay dos cifras que indican la viscosidad. Una hace referencia a una medición en frío y otra en caliente.

El aceite inicia su recorrido en la parte inferior del bloque del motor. Gracias a la bomba de aceite es transportado allá donde se requiere. El aceite se reparte por todas las partes del motor. Cuando rellenamos de aceite, se deposita en el fondo del bloque, y cuando damos contacto inmediatamente pasa a ser rociado por todas partes. El aceite pasa por el filtro, de manera que se limpia bien de impurezas. Así es como hay que evitar que el motor pueda recibir suciedad que luego le pase factura.

Debemos ceñirnos a la norma de la viscosidad. El número 40 indica la viscosidad del aceite a la temperatura que va a operar el motor. Tenemos dos indicadores que nos indican cómo va a responder el aceite. En frío, y en el punto de funcionamiento óptimo. Podemos hablar de SAE, y de API, un estándar de calidad del aceite. Se describe por dos letras. La primera indica el tipo de motor, gasolina (S) o diésel (C). La segunda indica la calidad. Según sea más avanzada en el alfabeto, más calidad.

noiresur / Pixabay

LUBRICANTES PARA VEHÍCULOS DE COMPETICIÓN: CUÁL ES EL MÁS RECOMENDADO
Si “pasamos” de las recomendaciones y cambiamos a otro aceite

No tiene por qué pasar nada grave, pero corremos el riesgo de pasarnos de listos. Si elegimos un aceite con mejor fluidez a bajas temperaturas, facilitaremos el arranque… En motores con mucha edad corremos el riesgo de que el aceite más fluido se cuele. Y se consuma o se queme. Si el motor es nuevo y usamos un aceite con demasiada viscosidad, tardará más en llegar. No estaremos lubricando tan bien en el arranque. Lubricantes para vehículos de competición también han de ser utilizados según los consejos de los profesionales y fabricantes de motores.

Los aditivos son sustancias químicas activas. Se añaden a los aceites para formar el lubricante final. No son las únicas funciones. La acción de los aditivos para lubricantes son proteger al lubricante de cambios químicos, proteger la maquinaria del ataque de los productos y/o de las posibles fallas del combustible o lubricante. En función del ámbito de aplicación se añaden a los aceites aditivos de los más variados. La proporción de aditivos de los aceites para motor modernos se sitúa en el 15-30 %.

Hay Aditivos antidesgaste, que forman una fina película protectora. Aditivos espesantes, que son agentes solidificadores. Aceite diluyente, que reduce los microcristales de cera para que fluya el lubricante a bajas temperaturas. Existe en el mercado una amplia gama. Estos aditivos definen y explican sus funciones en las fichas. Pero si crees que lo más importante que hace el aceite es lubricarlo, estás equivocado. El aceite también actúa como un amortiguador, y sirve como refrigerante. Además, te ayudará a consumir menos combustible.

LUBRICANTES PARA VEHÍCULOS DE COMPETICIÓN: CUÁL ES EL MÁS RECOMENDADO

Los aceites multigrado fluyen bien a baja temperatura.

Facilitan el arranque. Si no existiesen los aceites multigrado, un aceite ligero como 10W, para climas fríos, no proporcionaría una lubricación adecuada en clima cálido. Un SAE40 probablemente se haría demasiado grueso a bajas temperaturas. La solución está en los aceites multigrado. Tienen una gama de viscosidad amplia. Los grados más populares incluyen 5W-20, 5W-30, 10W-30, 10W-40 y 15W-40. El primer número con el “W” se refiere a la viscosidad a temperatura fría, y el segundo a su viscosidad a alta temperatura.

Entre los aditivos más recomendables nos encontramos los que mejoran el índice de viscosidad. También hay aditivos para reducir al mínimo la combustión del aceite cuando se calienta. Hay una serie de normas que los lubricantes deben cumplir. Con el aumento del kilometraje, el aceite pierde su rango de viscosidad. El aceite se vuelve marrón oscuro o negro después de unos kilómetros. Pero al microscopio el filtro de aceite atrapará la mayoría de los contaminantes sólidos.

El XTAR 5W30 C4 DPF está dirigido a aquellos fabricantes que solicitan un producto ACEA C4, del tipo “Low SAPS” y “Long Life”. Es el caso del Grupo Renault. Dispone de las homologaciones Renault RN 0720, MB-Approval 229.51 y MB-Approval 226.51. El XTAR 5W30 504 507 es un producto del máximo nivel. XTAR 5W40 505.01 es de viscosidad 5W40. Porsche (A40) cumple también los niveles de calidad de GM, Ford, Renault y Fiat…

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!